August 10th, 2006

alone

Oda a las papas fritas

Oda a las papas fritas por Pablo Neruda

Chisporrotea
en el aceite
hirviendo
la alegría
del mundo:
las papas
fritas entran
en la sartén
como nevadas
plumas
de cisne matutino
y salen
semidoradas por el crepitante
ámbar de las olivas.

El ajo
les añade
su terrenal frragancia,
la pimienta,
polen que atravesó los arrecifes,
y
vestidas
de nuevo
con traje de marfil, llenan el plato
con la repetición de su abundancia
y su sabrosa sencillez de tierra.